Blog

Consejos y Tips sobre qué es y cómo activar la Microcirculación

activar-microcirculacion

¿Habías escuchado hablar de la microcirculación? Se trata de la circulación sanguínea que fluye por los vasos sanguíneos más pequeños, es decir, de menos de 50 micras de diámetro. En concreto, riegan la piel, los tejidos blandos y las membranas mucosas. Estamos hablando de 3/4 partes de la circulación sanguínea, donde se genera nuestra salud. Es una actividad fundamental de nuestro cuerpo, ya que transporta el oxígeno y los nutrientes indispensables para que nuestras células funcionen. Además, elimina los desechos del metabolismo.

La importancia de la microcirculación

Es fundamental tener una buena circulación sanguínea si queremos estar sanos, por lo que debemos permanecer atentos ante posibles fallos de este sistema, como su reducción o su colapso. Esto puede suceder por malos hábitos de alimentación, falta de ejercicio, problemas derivados de la genética, la edad o diversas enfermedades, e incluso por el estrés. Una mala circulación ocasionará una deficiente eliminación de los productos residuales presentes en nuestro cuerpo, así como un incremento de la sensación de malestar, mayor probabilidad de desarrollar enfermedades y peor rendimiento de nuestras células.

La microcirculación es, por lo tanto, la función más importante de la circulación. El estado de ánimo o el buen funcionamiento cerebral también se pueden ver afectados, pues podemos percibir síntomas como falta de memoria y dificultad de concentración, zumbidos, meros, irritabilidad o cansancio excesivo.

Consejos para activar la microcirculación

Sin darnos cuenta, los vasos sanguíneos comienzan a alterarse a partir de los 35 años. Sobre todo si tenemos antecedentes familiares con problemas de circulación, debemos someternos a controles regulares, ya que una actuación a tiempo puede ayudarnos a evitar el deterioro de nuestro nivel de vida.

Naturalmente, realizar ejercicio físico moderado dos o tres veces por semana y evitar pasar largas horas sentados nos ayudará. La alimentación equilibrada, los masajes y la exfoliación de la piel también pueden servir de ayuda. Sin embargo, es esencial seguir un tratamiento efectivo. ¿Cómo? Aprende cómo activar la microcirculación aquí.

Y es que son muchas las cremas y productos de estética que prometen resultados casi milagrosos, pero son muy pocos los tratamientos especializados que pueden tratar de manera correcta nuestros problemas de circulación. Este es el caso de la tecnología BEMER, cuyos dispositivos –con tan solo ocho minutos y dos veces al día– nos ayudan desde dentro, actuando directamente en la microcirculación, puesto que mejoran los movimientos de bombeo de los vasos sanguíneos más pequeños. La sangre, de este modo, se distribuye de manera correcta en función de la demanda de estos vasos sanguíneos.

Un tratamiento de la microcirculación tiene efectos beneficiosos sobre nuestro bienestar general y nuestra calidad de vida. En concreto, beneficia al metabolismo, la capacidad de reacción y el rendimiento físico. Y en casos concretos de enfermedad, puede ser un elemento de estímulo de la respuesta inmunitaria.

Como ves, la mejor manera de atacar o prevenir realmente estos problemas es a través de métodos comprobados científicamente, con los que se aceleran la vasomoción y el reflujo venoso, mejora la distribución sanguínea y se crea una mayor extracción de oxígeno. Físicamente, nos encontraremos con mayor vitalidad y, sin lugar a dudas, más sanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies